Tradicionalmente las marcas han basado sus estrategias de venta en la publicidad tradicional. En un mercado saturado, los medios interrumpen el contenido con mensajes comerciales, invadiendo el espacio y las pretensiones de los consumidores con publicidad.

Si el público huye de la publicidad ¿por qué no cambiamos el mensaje para conseguir clientes?